PLEGARIA EUCARÍSTICA
(Especial para los niños)

     S.- (Sacerdote)
     T.- (Todos)

      S.- El Señor esté con vosotros

      T.- Y con tu espíritu.

      S.- Levantemos el corazón.

      T.- Lo tenemos levantado hacia el Señor.

      S.- Demos gracias al Señor nuestro Dios.

      T.- Es justo y necesario.

      S.- En verdad, Padre bueno, hoy estamos de fiesta: Nuestro corazón está lleno de agradecimiento. Tú nos amas tanto, que has hecho para nosotros este mundo inmenso y maravilloso. Por eso te aclamamos:

      T.- ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!

      S.- Tú nos amas tanto, que nos das a tu Hijo Jesús, para que Él nos acompañe hacia ti. Nos reúnes como a los hijos de una misma familia. Por eso te aclamamos:

      T.- ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!

      S.- Bendito sea Jesús, su enviado, el amigo de los niños y de los pobres. Él vino a enseñarnos cómo debemos amarte a Ti, y amarnos los unos a los otros.
          El vino para arrancar de nuestros corazones el mal que nos impide ser amigos y el odio que no nos deja ser felices. Él ha prometido que su Espíritu Santo estará siempre con nosotros, para que vivamos como verdaderos hijos suyos.
          Por ese amor tan grande queremos darte gracias y cantarte con los ángeles y los santos que te adoran en el cielo:

      T.- Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo.
      Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
      ¡Hosanna en el cielo!
      Bendito el que viene en nombre del Señor.
      ¡Hosanna en el cielo!.

      S.- A Ti, Dios Padre nuestro te pedimos que nos envíes tu Espíritu.
      Para que este pan y este vino sean el Cuerpo y la Sangre de Jesús, nuestro Señor.
      El mismo Jesús, poco antes de morir, nos dio la prueba de tu amor:
      Cuando estaba sentado a la mesa con sus discípulos tomó el pan, dijo una bendición para bendecirte y darte gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo:

TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL,
PORQUE ESTO ES MI CUERPO QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS.

      Después tomó el cáliz lleno de vino y, dándote gracias de nuevo, lo pasó a sus discípulos diciendo:

TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL,
PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,
SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA,
QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR TODOS LOS HOMBRES
PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS.

HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.

      Este es el Sacramento de nuestra fe.

      T.- Anunciamos tu muerte, proclamamos tu Resurrección. ¡Ven Señor Jesús!

      S.- Por eso, Padre bueno, recordamos ahora la muerte y Resurrección de Jesús, el Salvador del mundo. Él se ha puesto en nuestras manos para que te lo ofrezcamos como sacrificio nuestro, y junto con el Papa (...NOMBRE DEL PAPA...), con nuestro obispo (...NOMBRE DEL OBISPO...) y los demás obispos, y todos los que trabajan por tu pueblo.

      T.- ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!

      S.- No te olvides de las personas que amamos, ni de aquellas a las que debiéramos querer más.
      Acuérdate también de los que ya murieron y recíbelos con amor en tu casa:

      T.- ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!

      S.- Y un día reúnenos cerca de Ti, con María, la Virgen Madre de Dios y Madre Nuestra, para celebrar en tu Reno la gran fiesta del cielo. Entonces, todos los amigos de Jesús , nuestro Señor, podremos cantarte sin fin:

      T.- ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!

      S.-

POR CRISTO,
CON ÉL Y EN ÉL,
A TI DIOS PADRE OMNIPOTENTE,
EN LA UNIDAD DEL ESPÍRITU SANTO,
TODO HONOR Y TODA GLORIA
POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.

      T.- AMÉN